Habilidades visuales

La visión es un proceso completo en el que están implicadas unas 20 habilidades visuales, ocupando aproximadamente un 70% del total de nuestro cerebro.

habilidades visuales

Las habilidades visuales más importantes

  • Discriminación visual.
  • Fijación.
  • Control de movimientos oculares: seguimientos y sacádicos
  • Capacidad y mantenimiento del enfoque
  • Cambios de enfoque lejos-cerca y viceversa.
  • Coordinación ocular.
  • Visión en 3D. Percepción de la profundidad.
  • Coordinación ojo-mano.
  • Visualización.
  • Figura-fondo
  • Cierre visual.
  • Memoria visual.
  • Relaciones espaciales.
  • Constancia de forma.
  • Ametropías.

A lo largo de este curso, os voy a ir describiendo cada una de ellas.

Discriminación visual: es la capacidad de ver nítido, de ver con claridad.

Discriminación visual

Cuanto más pequeño sea el objeto que podemos ver bien y cuanto más lejos esté, nuestra discriminación visual será mejor, más fina.

Hay personas cuya capacidad de discriminación es buena, 100% y, sin embargo, la velocidad es diferente. De ahí que haya personas que rápidamente captan la información y posteriormente la procesan y manejan y otros son más lentos.

En ocasiones, una mala discriminación visual puede deberse a un error refractivo: miopía y astigmatismo sobretodo. Compensando con gafas, lentes de contacto o cirugía mejora.

Otras veces viene limitado por el tamaño del pixelado de los fotoreceptores en la retina. Igual que en las cámaras de fotos. La calidad de la imagen no es igual si ésta tiene un pixelado de 4 o de 12. Podemos tener una megacámara de fotos con unas lentes de 10 y si imprimimos la imagen en un papel fotográfico de pixelado grande se pierden muchos detalles de la imagen. Esto se aprecia muy bien al ampliar la imagen, se empieza a observar que la imagen está compuesta por una red de cuadraditos. Cuanto más grande sea el cuadradito peor es la calidad de la imagen y ante esto no podemos hacer nada.

Comportamiento de quienes tiene baja discriminación visual:

  • Parecen despistados.
  • Procesan la información de forma lenta.
  • Captan menos información del exterior.
  • Dolores de cabeza.
  • Ojos rojos
  • Ojos cansados.
  • Son personas poco precisas.

La buena noticia es que trabajando, con motivación y paciencia, se puede mejorar.

Marival Casero