Lo único constante en la vida es el CAMBIO

DIADA COMPARTE:

Ana Sauz. Reflexiones sobre «el cambio»

“Lo único constante en la vida, es el cambio”, es una buena reflexión para acercarnos a pensar sobre los desajustes y desequilibrios que constantemente se producen en nuestra realidad externa, y afectan a nuestro mundo emocional y más interno.

Cambios en nuestra vivienda, cambios en nuestro entorno laboral, en nuestras relaciones personales…en nuestra VIDA. Cuando aparecen estos cambios, lo más común es temblar con pensamientos como los siguientes: “no voy a ser capaz de resolver todo esto”, o  “seguro que va a peor, lo conocido es mejor”…porque cuando algo es impredecible, se despierta en nosotros nuestra parte más incapaz, más vulnerable, más necesitada. Y en función de nuestra historia de vida, nuestra manera de ser, y nuestro entorno más inmediato, las estrategias de afrontamiento variarán desde las más impulsivas, a las más reflexivas. Aquellas que quieren que todo se resuelva ya, a aquellas que nunca se atreven a decidir, que nunca se sienten preparadas para la renuncia, para avanzar, para lo que nos trae el cambio.  

Cambios elegidos, cambios impuestos….CAMBIOS. Decisiones que a veces no tomamos, se toman solas. La vida a veces nos lleva a rincones que nos ayudan a resolver aspectos internos a los que no queremos mirar. Replantearnos nuestra manera de ser, dejarnos desbordar por las emociones iniciales (que siempre acaban siendo pasajeras), y compartir con alguien con quien nos sintamos acompañados cómo nos sentimos, ayudará a crecer a través del cambio. 

Las circunstancias varían, como lo hacemos nosotros. Solo hay que tratar de conocer quiénes somos, tratar de comprender cómo nos sentimos, y aceptar que somos seres relacionales, que necesitamos de los demás. Y que en momentos en los que las ganas decaen, un síntoma de fortaleza es dejarnos acompañar.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.