TU LENGUAJE INFLUYE EN TU CUERPO Y EN TU VIDA

«El Lenguaje Construye Realidades»

1Como lo lees.

El poder de tu lenguaje, de las palabras que usas en cada momento para describir lo que ocurre a tu alrededor y a ti mismo/a, es increíble.

Pero, ¿de qué va esto?

Has aprendido desde bien pequeña/o a entender el mundo a través del lenguaje, de las palabras y del significado asociado a éstas: «Esto es una mesa, esto un árbol, esto es un perro…» Con cada palabra damos un sentido a lo que ocurre a nuestro alrededor y nos entendemos, o no, con otras personas de nuestro entorno

Las palabras simbolizan objetos, lugares, personas, animales… pero también representan sensaciones, sentimientos, cualidades, juicios de valor… 

En este segundo caso, es donde el significado que le damos a lo que nos ocurre u observamos nos afecta en una dirección u otra.

Por ejemplo:

Fíjate en una determinada parte de tu cuerpo, tus caderas, glúteos, piernas, barriga, brazos… la que prefieras. Estas palabras nos hacen entender a todas las personas qué parte concreta miras. Ahora, ¿qué opinas de ella? Quizá, que es demasiado grande, o pequeña, que está bien colocada o no, que es bonita o no, etc. 

Estas segundas palabras que uses, con sus respectivos significados, son las que influyen directamente en tu cuerpo, en tu identidad personal, tu autoestima y en tu vida.

2Si cuando tu observas cierta parte de ti, usas un lenguaje descalificador, dañino, negativo… Tu cuerpo recibe todo este rechazo. Lo que repercutirá de forma inmediata en tu estado de ánimo, autoestima, autoconcepto y tu forma de actuar, de comportarte y relacionarte con tu entorno. Las palabras y sus significados emiten energía, tienen un impacto de vibración y frecuencias, generan emociones en ti.

Hace unos años, el Dr. Masaru Emoto realizó una investigación muy muy interesante y reveladora: «Mensajes del Agua» (te dejo el link de un video para que veas más sobre el documental. ¡Merece la pena!). El Dr. Masaru logró captar la esencia del agua. Analizó las moléculas del agua con un aparato especial que media su frecuencia de vibración.

Lo que el doctor descubrió en resumen, es que «la forma de hablar a las moléculas del agua» (por su vibración de honda)  influye en su estructura. Él recogió muestras de agua y fotografió los cristales helados de éstas. 

Esto es lo que ocurrió cuando los mensajes que se enviaron al agua congelada eran: «Te Odio», «Te Voy a Matar», «Estúpida»

Esto es lo que sucedió cuando se usaban mensajes, palabras como: «Gracias», «Te Amo», «Eres preciosa», «Te Quiero».

3

¡Asombroso verdad!

El agua demostró el poder oculto tras las palabras. Las Palabras Respiran Vida.

Esto es un descubrimiento fascinante, ya que el ser humano es en 70% aproximadamenre, agua. ¿Te imaginas ahora cómo influyen en tus moléculas las palabras que usas a diario hacia ti misma/o? Desde el marco de trabajo del Coaching Estratégico, tenemos muy en cuenta el lenguaje y los significados del mismo, ya que afecta directamente en nuestros estados de ánimo.   

Hacemos emociones constantemente y éstas están compuestas por tres elementos fundamentales:

  1. Tu “Foco”, es decir, aquello a lo que prestas atención continuamente incluso sin ser consciente de ello.
  2. Tu “Cuerpo”, la fisiología. Tu postura, tus gestos, tu corporalidad… las emociones se sienten y se expresan en el cuerpo. Prestar atención estos detalles te ayudaran a identificarlas y modificarlas si lo necesitas con un simple cambio de postura.
  3. Tu “Lenguaje” y los “Significados” asociados al mismo.

Tú tienes la capacidad de comenzar a mejorar tu propia estructura molecular y, por tanto tus propias sensaciones y estados de ánimo, empezando desde este preciso instante a:

1º. Analizar tu lenguaje. Conviértete en tu propio detective de palabras que usas a diario. Las palabras con las que te describes tanto a ti, a los demás, como a lo que sucede en tu vida.

2º. Mejorar las palabras que usas. Cuando te pilles usando palabras dañinas y negativas, automáticamente sustitúyela por una mejor.

Te dejo una lista de frases que te ayudaran para relacionarte mejor contigo misma/o y con la vida:

  • Me acepto
  • Me amo
  • Gracias
  • Elijo cuidarme
  • Soy un ser único
  • Estoy en el camino
  • Me cuido para estar sana y sentirme a gusto conmigo mismo/a
  • Mi cuerpo es el medio para vivir la vida que deseo

Empieza a usar el poder de tu lenguaje desde ahora misma. Comienza a sanar tus heridas desde hoy mismo.

El poder está en ti.

¡Te deseo un día extraordinario!       

Recuerda, comparte si te ha gustado 😉

Patricia RosMar.