El fuego de Drago: Hacia una relación de buen trato

Hoy en Diada nos hace mucha ilusión compartir con vosotros/as un proyecto que lleva fraguándose desde el año 2015 y que por fin está a punto de salir a la luz. 

De 2012 a 2015, estuve trabajando en un Punto Municipal del Observatorio Regional de Violencia de Género (P.M.O.R.V.G.), recurso público en el que atendía psicoterapeúticamente a menores víctimas de violencia de género. De mi experiencia allí, atendiendo a más de 250 niños/as durante cuatro años, nace «El fuego de Drago«.

El fuego de Drago” es un cuento sobre un pequeño dragón que vive la violencia de género en su familia. Desde su mirada, se da voz a sus emociones y a su dolor. “El fuego de Drago” nace con la intención de dar apoyo a niños/as que viven o han vivido la violencia de género y dotar de recursos a todas aquellas personas que quieran acercarse a su mundo. «El fuego de Drago» se compone de un cuento y un anexo-guía.

Cuento sobre la violencia de género

El fuego de drago

Los objetivos de “El fuego de Drago” son:

  • Visibilizar desde la perspectiva infantil las diferentes emociones y la situación de muchos/as menores víctimas de la violencia de género.
  • Acompañar a los/las menores en la integración y elaboración de las situaciones de violencia vividas.
  • Ofrecer alternativas de relación de buen trato, rompiendo y cuestionando las relaciones de maltrato de la violencia de género.
  • Replantear los roles de género y reajustar los que ejercen estos/as menores como niños/as en su relación con sus figuras de protección.

Vivimos en una sociedad todavía muchas veces limitante, injusta y patriarcal, en donde todavía están muy presentes, en muchas ocasiones, los roles y estereotipos de género. En el caso de estos/as niños/as todo esto se encuentra exacerbado, viven en un contexto en dónde su figura protectora es amenazada y/o agredida, y nada menos que por su otra figura de protección. Por lo que el mundo se convierte en algo aterrador, confuso e inseguro. La violencia es el marco para ellos/as en la construcción de su identidad. Aprenden a ser hombres y mujeres, a manejar sus emociones, resolver sus conflictos, amar y relacionarse con ellos/as mismos, y con otros/as, en la desigualdad y la violencia.

Por lo tanto, será frecuente que tiendan a invertir roles, asumiendo en muchas ocasiones el intento de protección y cuidado de su madre o de contención de su padre. Todo ello les generará pánico, rabia, impotencia, tristeza, culpa… La violencia se normaliza, minimiza y/o se mantiene en silencio y en secreto.

El dolor y sufrimiento, las emociones y el impacto posterior en estos menores están muchas veces invisibilizados. «El fuego de Drago» busca visibilizar parte de este sufrimiento y servir como recurso de apoyo.

Hacia una relación de buen trato

Los niños y niñas no son víctimas solo porque sean testigos de la violencia entre sus progenitores, sino porque“viven en la violencia”. Son víctimas de la violencia psicológica, a veces también física, y crecen creyendo que la violencia es una pauta de relación normal entre personas adultas” (Save the Children, ONG).

Cuento sobre un pequeño dragón que vive la violencia de género en su familia

Se enferma en la relación y es a través de ella donde se cura”. T. Herranz

Para acceder al enlace de Book Play de «El fuego de Drago» pulsa aquí 

Isabel Cabrera.