Talentos e inteligencias para la mejora de la convivencia

Hace algunos años Howard Gardner, profesor de la universidad de Harvard propone una nueva teoría que revoluciona el concepto que hasta entonces se tenía de la inteligencia. Recibe el premio Príncipe de Asturias en el año 2012 por la aportación que esta teoría tiene sobre el desarrollo humano.

Un enfoque tradicional de alumno/a inteligente suele estar relacionado con aquel que obtiene buenos resultados académicos. Frente a esta perspectiva la teoría de las IIMM nos propone a la persona inteligente como aquella que sabe tomar decisiones, resuelve problemas, se siente bien consigo mismo, se conoce y hace bien a los demás.

De una escuela que excluye al menos al 50% de los alumnos nos encontramos con una escuela inclusiva que cambia la mirada y da cabida a muchos más chicos y chicas.

El mundo en el que vivirán como adultos nuestra infancia y  adolescencia actual será un entorno VUKA (Volatily, Uncertainty, Complexity, Ambinguity- Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo). Van a necesitar por lo tanto desarrollar competencias de un nuevo ciudadano. El ciudadano del siglo XXI tendrá que fortalecerse en capacidades como la creatividad, la innovación, la colaboración, perseguir metas, aprender a aprender.  Howard Garder, además nos habla de las cinco mentes del futuro: mente sintética, disciplinada, creativa, respetuosa y moral.

Parece que todo esto nada tiene que ver con las asignaturas tradicionales como la Lengua y las Matemáticas y sí con el conjunto de capacidades que la teoría de las IIMM define como inteligencia.

Cada situación de la vida cotidiana nos pide que utilicemos algo distinto de nosotros mismos: orientarnos en un parking y localizar nuestro automóvil, resolver conflictos, saber gestionar nuestras emociones, resolver asuntos económicos,…es entonces cuando nuestras inteligencias entran en acción.

Howard Gardner estudia la anatomía del cerebro y a través de diferentes pruebas de validación observa cómo para ejecutar una misma tarea diferentes personas activan zonas del cerebro distintas. Por lo que se demuestra que el cerebro está especializado y que cada persona posee una combinación de inteligencias totalmente diferente a cualquier otro individuo tanto en porcentajes como en habilidades o destrezas.

Dos personas con una inteligencia lingüística buena pueden tener diferentes especializaciones. a una se le puede dar bien la expresión escrita y a la otra la expresión oral. Sin embargo ambas son capaces de solucionar problemas y de enfrentarse a nuevos aprendizajes utilizando la misma inteligencia.

cerebro

Se definen ocho tipos de inteligencias:

Inteligencia lingüística

Las personas que tienen esta inteligencia más desarrollada resuelven los problemas a través de las palabras, las utiliza para pensar y para aprender  además juega y crea obras con el lenguaje.

Inteligencia lógica-matemática

Resuelve problemas a través del razonamiento  y de datos numéricos.

Inteligencia Interpersonal

Resuelve problemas utilizando habilidades sociales eficaces como la empatía, la capacidad de negociación o la escucha activa.

Inteligencia musical

Es la capacidad para expresarse y  percibir las distintas formas musicales. Es una sensibilidad por los sonidos.

Inteligencia corporal-cinestésica

Es la capacidad de que el cuerpo y la mente funcionen de un modo integrado, para expresar ideas y sentimientos, comunicar pensamientos, generar actividades con el propio cuerpo.

Inteligencia naturalista

Es la capacidad de entender las relaciones entre las especies, los objetos y las personas. Implica un proceso científico en el entendimiento del mundo natural.

Inteligencia visual-espacial

Es la capacidad de crear y procesar información en tres dimensiones para obtener un modelo mental del mundo.

Inteligencia intrapersonal

Se conocen bien a si mismos, reflexivos.

Esta teoría es importante porque cambia la manea de ver a los individuos,  aumenta las expectativas que tenemos de las personas y centramos la atención en lo positivo, en las posibilidades y no en las debilidades. Por lo tanto aumentan las probabilidades de éxito personal. El éxito llama al éxito. Y estamos más cerca de ser felices.

El papel de las emociones en la búsqueda del éxito es fundamental. Debemos saber que la actividad emocional siempre va a ganar a la razón por lo que es indispensable considerar las emociones como la sorpresa, admiración y seguridad como plataformas necesarias para que se produzca el aprendizaje.

Todas las personas tenemos un talento por descubrir. Mirar a nuestros hijos e hijas como si de una caja de sorpresas se tratase nos pondrá en ruta para acompañarles en la aventura de encontrar aquello que saben hacer de manera natural (fortalezas ocultas) y que solamente a través del esfuerzo y del entrenamiento conseguirán convertirlo en talento.

Una persona que siente que lo que hace es útil y que además se siente competente, es una persona que será valorada en el sistema familiar y escolar por lo que la convivencia mejorará sin duda.

NO HAY QUE DERRUMBAR LOS SUEÑOS, HAY QUE DERRUMBAR LAS BARRERAS QUE NOS IMPIDEN ALCANZARLOS.

Pilar Pérez Parejo.

(Docente y coach educativo especialista en Inteligencia Emocional e Inteligencias Múltiples. Mediadora familiar y escolar)